Regar una planta con agua no es suficiente, sobre todo si lo hacemos en macetas. La razón es que las plantas necesitan más que agua para sobrevivir. Y aquí es donde entran en juego el fertilizante y el abono. ¿Por qué?

La tierra está repleta de nutrientes que favorecen el desarrollo y buena salud de las plantas. No obstante, en el momento en que esas plantas son trasladadas a tiestos o macetas, su fuente de nutrientes -o sustrato- se va viendo limitada hasta acabarse. Pero gracias al abono y fertilizante logramos dar un aporte extra que equilibra la balanza.

Entonces, ¿hay alguna diferencia entre el fertilizante y el abono? Descubre la respuesta en este post.

Diferencias entre el abono y el fertilizante

Hay algo que varía del fertilizante al abono: su origen. Mientras que el fertilizante tiene la posibilidad de provenir de principios naturales o químicos, la palabra “abono” siempre denomina a aquellos compuestos por principios activos orgánicos.

Así que fertilizante es una palabra más abarcadora, pues describe la función o misión que lleva a cabo en una planta.

Pero lo cierto es que el objetivo es el mismo: complementar la nutrición del vegetal. Cuando el abono y el fertilizante se deshacen con agua es el momento de que sean absorbidos todos sus beneficios.

¿Y si cultivas tu propio huerto ecológico? ¿Qué fertilizantes son los apropiados? En ese caso, siempre hay que utilizar fertilizantes de carácter orgánico. No obstante, hay que tener en cuenta que los resultados son más lentos y se aprecian a medio y largo plazo.

Paisajismo para ayuntamientos: beneficios de las rotondas verdes

Como es obvio, cada jardín y huerto tienen sus necesidades particulares. En nuestra web puedes encontrar algunos de los productos que ponemos a tu disposición: fertilizante y abono (químico y orgánico), tierras, sustratos o productos fitosanitarios, entre otros.

Si deseas hacer tu pedido o pedir consejo profesional, contacta con Garden Ventura.

Contactar